Loading your cart
Small World

Small World

Juego de Mesa
Cargando stock... por favor espere.

¿De qué va?

Es un juego de civilización divertido y alegre en el que el objetivo es tratar de conquistar y controlar el mundo, un mundo que es demasiado pequeño para todos.

Usando la combinación correcta de razas fantásticas con poderes especiales y únicos, los jugadores deberán ampliar sus imperios, a menudo a expensas de los vecinos más débiles.

Sin embargo, también deberán saber cuándo terminar con su civilización y llevarla a su declive para dirigir una nueva a la victoria.

Se coloca el tablero, las montañas y las tribus según indica el mapa. Se reparten cinco monedas a cada jugador y se colocan cinco razas y cinco poderes especiales. El resto se deja al alcance de los jugadores.

Cada jugador elige una raza (la primera gratis). Y comienza el juego: hay que conquistar las regiones cercanas (como en el Risk) empleando dos fichas de raza por región más una ficha adicional por campamento o montaña, y otra por cada tribu adicional o ficha de raza de otro jugador.

Hacernos con una región dependerá también de la suerte ya que el dado decide si la conquistas o no. Si lo conseguimos, recibiremos una moneda por cada región conquistada.

Cuando se la última ronda llega el juego termina y el jugador que tenga más monedas será la mejor raza del pequeño mundo y el ganador, claro está.

¿Son largos los turnos?

Pueden serlo si te cuesta decidir. Sobre todo si te estás pensando declarar tu civilización como acabada y comenzar de cero.

¿Con quién podré jugar?

Con tus amigos si no son muy competitivos y si lo son, preparate para que haya guerra. Recomendable jugar de a muchos como con el Risk. Ideal para una tarde entera de invierno en casa con los más jugones.

¿Las reglas son complicadas?

Un poco al principio. Se recomienda leerlas detenidamente antes de empezar a jugar. Después de un par de partidas ya te parecerán fáciles.

¿Algún detalle negativo?

Es difícil encontrarle un detalle negativo: quizás la cantidad de piezas y lo pequeñitas que son pero el tablero también es pequeño y al final todo encaja.

¿Por qué debería comprar Small World?

Porque te lo pasarás genial intentando conquistar el pequeño mundo, regiones montañosas, extensos prados, todo puede ser tuyo. Será divertido derrotar al enemigo y hacer crecer tu civilización hasta ganar.